Lo que ofrecemos

Clases de Yoga

Hatha Yoga y Yoga Terapia para Adultos.

Yoga para Embarazadas

Clases de Hatha Yoga y Eutonia para Embarazadas.

Formaciones presenciales y online

Formaciones de Yoga para enseñar a Embarazadas y a Niños.

Me presento

Soy Leila Klein y practico yoga hace 18 años. Luego de 10 años de formación y experiencia en Londres y en Francia en el área de salud y la educación, vine a Buenos Aires a compartir mi experiencia en el Yoga. Me formé como Instructora de Hatha Yoga Integral en Londres y en el Centro Ananada Yoga en Buenos Aires. La Psicología y la Terapia Ocupacional me han ayudado a ampliar mi conocimiento para poder acompañar a los que quieran profundizar en este camino. Desde el 2007 que doy charlas, capacitaciones y formación en Hatha Yoga para niños, embarazadas y adultos.

Últimas noticias

INSTRUCTORADO DE HATHA YOGA PARA ENSEÑAR Y ACOMPAÑAR A NIÑOS Y ADOLESCENTES 2020

La Formación cuenta con 100 horas, se dividen en 9 fines de semana, de 56hs de cursada, 8hs de lectura online, y 36hs de prácticas. Un domingo al mes, el primero de cada mes. El formato del programa es circular, pudiendo comenzar en cualquier fecha del año y así también tomar módulos sueltos. Cada fin […]

Charla introductoria – Instructorado de Hatha Yoga para Niños

14 de marzo a las 17h en Centro de Yoga La Rueda, Vicente López.  ✨Técnicas de autoregulación emocional para niños✨ 🙌🏼Charla gratuita dirigida a profesores de yoga, profesionales que trabajen con niños y a padres que quieran encontrar herramientas para guiar a los niños para que continúen conectados con su propia escencia y desarrollen todo […]

SORTEO

📢Sorteamos 1/2 beca para el Instructorado de Hatha Yoga para Niños📢 🔥Proyectá tu 2020 con todo🔥 ✨Con la intención de que nadie se quede afuera y entendiendo la situación económica del país, queremos ofrecerles a todos aquellos que estén interesados en la formaciones que están por comenzar 1/2 beca para que puedan formar parte de […]

Leer todas las notícias

Testimonios de alumnos

Empecé en Amanazca cuando quedé embarazada a principios de este año. Estaba buscando un espacio donde frenar por un rato lo cotidiano, y conectarme con este momento tan especial que es sentir crecer un ser dentro tuyo. Encontré mucho más que eso. Las clases comienzan con un «¿cómo estás hoy?» a cada una de las alumnas. Hay una escucha atenta, una mirada profunda sobre cada uno. Se percibe el compromiso y la seriedad en el trabajo, sin descuidar la calidez y el humor. Si bien hay un patrón que se repite, cada clase es única. Valoro mucho la presencia de distintos lenguajes que se ponen en juego: la música, los sonidos, los mantras, los aromas, los textos que leemos. Gracias al equipo de Amanazca y en especial a Leila, por ayudarme a transitar este camino de la mejor manera.
Namasté!
Florencia Borowski

Testimonio de alumna Florencia Borowski

Las clases de yoga en Amanazca me parecen buenísimas, hace ya casi 10 años que voy y cada vez mejor.  Me encanta el lugar en sí, además de las clases, me siento muy cómoda y lo encuentro muy acogedor y contenedor. La proximidad de la naturaleza del jardín me gusta mucho.   Las clases cada vez que voy son distintas lo cual también me resulta muy bueno. Sinceramente te felicito a vos y a todo el equipo. Gracias por todo lo que me das.

Testimonio de alumna Leonor Cristiano

Desde principios de este 2016 arranqué con Yoga en Amanazca. 2 veces por semana. En poco tiempo empecé a sentir cambios muy notables e importantes. Primero en mi cuerpo. La forma en la que me paro. Los dedos empezaron a estar más separados. Dandole aire a la pisada y mejor sostén al resto del cuerpo, que se fue tonificando y flexibilizando. Algo parecido también empezó a darse a otros niveles. Mentales, energéticos. Tengo la mente más serena. Las emociones fluyen más desapegadas y la verdad trato de no perderme ni una clase. Esto te cambia la vida. Y varias veces al día me encuentro estirando y buscando una mejor respiración y postura. Gracias Amanazca, Gracias Lei y todas las compañeras/os porque es un gusto enorme ir a ese espacio a recibir el Sol de la mañana…saludarlo …y encontrarme conmigo, en mi mejor estado.

Testimonio de alumno Nicolás Epstein

Mi nombre es Carolina Linares y hace ya 2 años que practico yoga con Leila en Amanazca. Llegué por casualidad buscando un lugar dónde poder tomar clases de yoga y me encontré con un espacio super acogedor focalizado en generar una sensación de pertenencia y comunidad. Cada clase es un nuevo descubrir no sólo de las posibilidades que cada uno de nosotros tenemos sino también de nuevas experiencias con nuestros compañeros. Me gusta mucho que cada práctica es distinta: nos vendamos los ojos para potenciar nuestros sentidos, usamos el arnés para desafiar nuestros límites o practicamos el yoga en parejas. Recomiendo permitirse encontrar un espacio en el que uno pueda alejarse de las preocupaciones del día y bajar la velocidad en la que estamos inmersos. Namaste!

Testimonio de alumna Carolina Linares

Empecé yoga cuando estaba embarazada y encontré un hermoso espacio donde Leila me acompañó integrando lo físico, lo espiritual y lo emocional. Luego retomé las clases de yoga cuando Bautista tenía más de un mes. Estoy muy contenta de realizar esta actividad con mi bebé donde generamos una conexión muy especial y exploramos juntos cada etapa de su desarrollo. Compartimos caricias, masajes, mantras y mimos que fortalecen nuestro vínculo de amor clase tras clase. A través del yoga encontré una manera única de comunicarme con él disfrutando de ejercicios que renuevan mi energía y estimulan su crecimiento saludable. Formamos un grupo muy lindo de mamás compartiendo la hermosa aventura de la maternidad.

Saludos, Bauti y Dani.
Testimonio de alumna Daniela Tosco

Alumna de Amanazca ya hace unos años, no quería abandonar la práctica durante mi embarazo. Era evidente que no podía seguir en el grupo de siempre ya que mi cuerpo no respondía igual. Necesitaba hacer foco en algunas posturas más que en otras ya que mi cuerpo no era el mismo. La práctica de yoga para embarazadas me ayudo mucho a estar en armonía, a mantener la flexibilidad y no sufrir tanto los dolores de espalda. Soy una persona muy ansiosa y trato de practicar cotidianamente yoga para bajar a tierra. Durante el embarazo las ansiedades aumentan y el yoga se vuelve un compañero ideal. Las clases fueron hermosas, no solo por la práctica en si misma, sino también por el espacio que se genero para compartir con otras mujeres mis preocupaciones, alegrías y miedos. Tanto Lei como mi compañera Agus (con quien sigo haciendo yoga postnatal actualmente), fueron un apoyo fundamental en mis tardes de embarazada mientras aterrizaba en la idea de ser mamá. Recomiendo de corazón esta bellísima práctica de Yoga para embarazadas.

Testimonio de alumna Paula Sarafian

Seguíme en