Clases de hatha yoga

Clases para adultos

Las clases de adultos comprenden grupos de hasta 9 personas para que cada uno tenga la atención necesaria en su práctica. La práctica se adapta a cada alumno, independientemente de su nivel de experiencia. Aunque las sesiones son grupales se trabaja de forma individual con las dificultades que tenga cada uno para ejercer la actividad propuesta.

Si por alguna razón no puede, se buscan alternativas en el mismo ejercicio para que puedas seguir teniendo los beneficios de la práctica "Menos es más ". El objetivo de la práctica es encontrar un equilibrio y una unión con uno mismo, para luego poder conectar con quienes nos rodean desde un lugar más sano. Para facilitar las posturas utilizamos las técnicas y elementos de Iyengar, como cubos, tiras, bolster y arnés.

¿Qué es Hatha Yoga?

Hatha proviene del sánscrito. "Ha" significa sol y "Tha" es su complemento, luna. El sol es dinámico, positivo, activo y masculino, y la luna manifiesta lo estático, negativo, pasivo y femenino. Señalan la complementariedad y armonía del universo que se puede lograr en cada ser humano.
Teniendo esto en cuenta en cada clase trabajamos: posturas (asanas), respiración (pranayama), bandhas (cierres energéticos), mantras, técnicas de relajación y meditación. Hatha Yoga habilita el cuerpo para sanarse, la mente para meditar y el espíritu para vivir más plenamente en el aquí y ahora permitiendo un ser más poderoso y más auténtico.

Yoga para embarazadas

La antigua disciplina del yoga se basa en la búsqueda de la armonía entre el cuerpo y la mente, una manera de aprender a escucharse a una misma, algo que resulta muy importante en una etapa de la vida clave en todas las mujeres, la del embarazo.

La práctica del yoga te permite establecer un contacto íntimo y consciente con tu cuerpo que está en permanente cambio durante estos 9 meses, ayudándote a ser más consciente de esos cambios tanto corporales como emocionales.

En las clases de Hatha Yoga se trabaja con posturas o "asanas", se ejercitan técnicas de respiración elegidas para cada periodo del embarazo y se aprenden diferentes métodos de meditación. En conjunto, todas éstas prácticas ayudan a escuchar los ritmos naturales de tu propio cuerpo y a desarrollar tu autoconfianza, lo que puede resultar especialmente beneficioso en un momento de particular demanda física e inestabilidad emocional como puede ser el embarazo.

Efectos positivos del yoga durante todo el embarazo

1. Te mantiene en forma y te ayuda a combatir pequeños malestares

El yoga es el mejor “deporte” para embarazadas. Los ejercicios son suaves y fluidos, pero a la vez te ayudan a tonificarte y a fortalecerte.
Es inevitable que el embarazo venga acompañado de ciertos dolores musculares, náuseas y tensiones. Especialmente cuando la panza crece, su peso crea dolores en la parte baja de la espalda. Con una práctica continua tonificarás los músculos, aumentará tu flexibilidad y equilibrio, mejorará la circulación sanguínea y se aliviaran los dolores de la columna causados por el crecimiento del bebe.
Gran parte de la atención de los ejercicios se concentran asimismo en la zona del perineo flexibilizándolo y fortaleciéndolo al mismo tiempo, adecuando su tono muscular para reducir el riesgo de incontinencia, preparando y facilitando así el momento del parto .

2. Te enseña a relajarte

Las técnicas de relajación ayudan durante el embarazo a manejar las ansiedades y a adquirir conocimiento de las transformaciones que ocurren en el cuerpo. Saber relajarse es especialmente útil para las contracciones previas y durante el parto. En estos momentos el cuerpo libera una hormona para reducir el dolor, la oxitocina, que a veces, la ansiedad o la tensión no dejan desarrollar, por lo cual cuanto más distendida te encuentres, más fácil resultará dar a luz.

3. Mejora la conexión entre la madre y el bebé

La práctica regular permite experimentar diferentes estados de conciencia desde los cuales la mamá podrá conectarse con su bebé en un diálogo amoroso así como incorporar recursos físicos y emocionales para enfrentar activamente el momento del nacimiento.

4. Energía positiva

Es común pensar que las mujeres embarazadas deban evitar la actividad física para no fatigarse, sin embargo el yoga es una fuente de energía vital inagotable para vos y para tu bebé. En esta etapa tan especial de gestar vida te sentirás plena de la energía positiva que te ayudará a afrontarla con serenidad y alegría.

5. El yoga es una excelente forma de conocer a otras mamás

Las clases de yoga para embarazadas son una forma ideal de conocer a otras mamás o futuras mamás, con las cuales podrás conversar y compartir experiencias. Tener una "red de apoyo" de mujeres a tu alrededor, que entiendan por lo que estás pasando y que están atravesando la misma experiencia, te motivará para seguir ejercitándote y te proporcionará un gran apoyo emocional.

¡Te esperamos para acompañarte en este hermoso y único proceso de dar luz!

 
Testimonio de alumna Agustina Persoglia


 
Hice yoga durante los 9 meses de mi embarazo. Hasta la semana 39. Fue una experiencia increíble. Me ayudó a transitar el embarazo con mucha conciencia, plena, a disfrutar. Cuantas herramientas que tuve para ese día inolvidable en que llegó India: disfrute, respiraciones profundas, pujos... En fin...me sentí muy preparada. Gracias Leila Klein, gracias Amanazca y gracias Pau, mi gran compañera. India es una beba sana, alegre y linda.